Verde que te quiero verde

Verde que te quiero verde, desde otro punto de vista, pasional y racional.

¿Quién escribió “verde que te quiero verde”?

Un poema que se popularizó gracias al poema Romance Sonámbulo, que pertenece a la obra “Romancero gitano” publicado en 1928, escrito por uno de los mejores escritores de la Generación del 27, Federico García Lorca.

¿Qué significa la expresión Verde que te quiero verde?

El poema Romance Sonámbulo en el que se incluye este poema de Lorca es una pieza literaria que habla de una manera muy lorquiana de muerte, dolor y amor trágico.

Este poema, que es casi una narración, trata de la historia de amor trágica de una gitana y un contrabandista. Éste, que resulta herido, pide a su compadre recibir muerte en su cama. Ella espera en su baranda a su amado, pero un amargo final remata este poema: la encuentran ahogada en una madrugada fría de viento y de rocío.

¿Qué significa el color verde en Lorca?

El color oliva se asocia por la mayoría de las personas a la vida, la naturaleza, el relax o la paz. Para Lorca no. Quizá porque Lorca era extraordinario.

Lo mismo que el día es a la noche; el blanco es al negro; para la vida es la muerte.
Carruaje gitano Verde que te quiero verde
En su obra, Romancero gitano, el color aceituna significa muerte.

Esa de la que nos da miedo hablar a veces y que Lorca embellece con cada uno de sus versos. Ese verde que para cualquiera es esperanza, para él era la muerte.

Quizá en algún momento esa muerte era la esperanza de vivir libre, más libre y menos muerto en esta vida que tanto le hizo luchar con quienes querían callar sus palabras, su ser, personalidad y su verdad.

¿Qué figura estilística emplea Lorca en su famoso verso?

Una de las figuras utilizadas es la anáfora (repetición de palabras):

“- Mi caballo por su casa, / montura por su espejo, / mi cuchillo por su manta”

Otra de las figuras utilizadas es la epanadiplosis que consiste en la repetición de una o más palabras al comienzo y al final de un enunciado:

«Verde, que te quiero, verde/ Verde viento, verdes ramas»

Pero sin duda la figura más utilizada es la metáfora ésta hace un uso figurado del lenguaje. Se utiliza para referirse a algo sin nombrarlo de manera específica, como por ejemplo: “Grandes estrellas de escarcha” hace referencia al amanecer en el campo. Se trata de una manera muy hermosa de describir el rocío fresco.

Verde que te quiero verde Manzanita

Allá donde la poesía no llega nace la canción. En este caso uno de los poemas más conocidos de Lorca en notas de la voz del cantante Manzanita.

Él la popularizó musicalmente, pero le siguieron otros artistas que no pudieron resistirse a recitar este poema cantando “verde que te quiero verde” con diferentes estilos pero con la misma pasión. Manuel Carrasco, Amparo Lagares y varias colaboraciones de Manzanita con Ketama y Ana Belén, por ejemplo.

Una de mis versiones favoritas es sin duda la interpretada por Junior, La Flaca y el gran flautista (no de Hamelín) Jorge Pardo y Ricardo Moreno.

Os dejamos el vídeo para que los escuchéis con los 5 sentidos. Para quien lo conozca, en un primer momento aparece planos del puente romano de córdoba. Si no has paseado por allí no lo entenderás de la misma manera. Es un lugar mágico sobre el Guadalquivir y a escasos metros de la Mezquita de Córdoba. ¡Que lo disfrutes!

«Verde que te quiero verde» La Flaka & Junior «Andaluz de la A a la Z»

Verde que te quiero verde: La casa de papel.

Ni siquiera, una de las series más populares de Netflix se ha podido resistir a esta hermosa letra. La casa de Papel tiene, sin duda, una selección de música muy reconocida y cuidada, Nairobi es la que en este caso entona “verde que te quiero, verde”.

Según Antena 3 Tv se trata de una canción de esperanza, mientras los atracadores comenzaban a imprimir billetes de 100 y 200 euros. Aunque por lo que ya sabemos, más que esperanza se trata de un homenaje a la muerte, que en esta serie parece estar tras la puerta a cada momento.

Poema verde que te quiero verde

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura
ella sueña en su baranda,
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.

Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana
las cosas la están mirando
y ella no puede mirarlas.

Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.
Pero ¿quién vendrá? ¿Y por dónde…?
Ella sigue en su baranda,
verde carne, pelo verde,
soñando en la mar amarga.

— Compadre, quiero cambiar
mi caballo por su casa,
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.
Compadre, vengo sangrando
desde los puertos de Cabra.

— Si yo pudiera, mocito,
este trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.

— Compadre, quiero morir
decentemente en mi cama.
De acero, si puede ser,
con las sábanas de Holanda.
¿No ves la herida que tengo
desde el pecho a la garganta?

— Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blanca.
Tu sangre rezuma y huele
alrededor de tu faja.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.

— Dejadme subir al menos
hasta las altas barandas,
¡dejadme subir!, dejadme,
hasta las verdes barandas,
Barandales de la luna
por donde retumba el agua.

Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.
Mil panderos de cristal
herían la madrugada.



Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
Los dos compadres subieron.
El largo viento dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.

— ¡Compadre! ¿Dónde está, dime,
dónde está tu niña amarga?

— ¡Cuántas veces te esperó!
¡Cuántas veces te esperara,
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!

Sobre el rostro del aljibe
se mecía la gitana.
Verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Un carámbano de luna
la sostiene sobre el agua.

La noche se puso íntima
como una pequeña plaza.
Guardias civiles, borrachos
en la puerta golpeaban.

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
Y el caballo en la montaña.

Ojos verdes poema.

Imaginas la importancia que ha tenido los ojos verdes en nuestras historias personales que hasta el propio Rafael de León lo plasma en uno de los más bellos poemas y otros muchos autores y cantantes han querido hacer su propio homenaje poniendo música y corazón a estas.

Miguel de Molina recuerda en su biografía que una noche de 1935 estaba sentado a la mesa de un café español con dos invitados de lujo, los poetas Rafael de León y Federico García Lorca.

García Lorca y de León debatían sobre el color verdoso, que comparaban con la albahaca. Tras la discusión los poetas se desafiaron a escribir un poema que reflejara lo que el color aceituna era para cada uno de ellos. Miguel de Molina prometió a Rafael de León que sería él quien estrenaría la canción fruto de esta apuesta.

La promesa no fue cumplida, ya que «Ojos verdes», fue estrenada por Blanquita Suárez en el cine Trocadero de Madrid.

Este poema es una de las coplas más conocidas de la canción española. El poeta nos va a contar un encuentro amoroso de una mujer y un hombre, todo ello adornado con la belleza del acento andaluz, sobre todo, con una musicalidad que la hacen única para ser cantada por una artista de la talla de Conchita Piquer.

Esta obra sufrió la censura de la dictadura y se obligó a cambiar partes de la letra como la frase «apoyá en el quicio de la mancebía» se cambió por «apoyá en el quicio de tu casa un día».

Letra de Ojos Verdes

Apoyá en el quicio de la mansebía, miraba encenderse la noche de mayo

pasaban los hombres y yo sonreía, hasta que en mi puerta paraste el caballo.

¡Serrana!, ¿me das candela?, y yo te dije: Gaché

ven y tómala en mis labiosy yo fuego te daré

Dejaste el caballo y lumbre te di y fueron dos verdes luceros de mayo tus ojos pa mí.

Ojos verdes, Verdes como l’arbahaca, verdes como er trigo verde,

y el verde, verde limón. Ojos verde, verdes con brillo de facas

que s’han clavaíto en mi corazón. Pa mi ya no hay soles, luseros ni luna,

no hay más que unos ojos que mi vía son. Ojos verdes, verdes como l’arbahaca,

verdes como er trigo verde, y el verde, verde limón.

Vimos desde el cuarto despertar er día, y SONAR el alba la torre la vela

dejaste mi brazo cuando amanecía, y en mi boca un gusto de menta y canela.

¡Serrana!, para un vestío yo te quiero regalá y yo te dije: ¡estas cumplío!

No me tienes que dar ná. Subiste al caballo, te fuiste de mi

y nunca otra noche más bella de mayo he güerto a viví.

Ojos verdes, verdes como l’arbahaca, verdes como er trigo verde,

y el verde, verde limón. Ojos verde verdes, con brillo de facas

que s’han clavaíto en mi corazón. Pa mi ya no hay soles, luseros ni luna,

no hay más que unos ojos que mi vía son. Ojos verdes,

verdes como l’arbahaca, verdes como er trigo verde, y el verde, verde limón.

¿Qué es el verde para mí?

Ese tono verdoso que para mí no es muerte representa la bandera de “mi alma”. Mi verde y blanca, que al verla allá donde voy me recuerda de donde soy, de donde vengo y ojalá allá donde voy, cada día un poco más.

Caserón Verde que te quiero verde

Ese verde de mi mar de olivos que se mezcla con la plata de sus hojas y que crea una bella figura retratada por poetas y pintores.

Ese verde que cala, que grita y que canta una letra por soleá o un compás por alegrías, o un cante por tarantas. Esas tarantas de Linares que, como los olivos verdes, en Jaén nacen.

Camuflaje militar

El primer camuflaje militar fue utilizado en 1813 por un pintor francés, Théodore Géricault. Pintó una escena de la batalla de Nivelle usando tonos marrones …
Leer más

Ropa de Cama Verde

Luce más tu dormitorio o recámara con la ropa de cama verde, porque da la sensación de naturalidad, frescura y originalidad. En este artículo descubrirás …
Leer más

Bolsos verdes de fiesta marypaz

Los bolsos verdes de fiesta Marypaz son el complemento perfecto para los looks más elegantes, junto con los zapatos verdes Marypaz. Material exterior: SintéticoCierre: BotónColor: Verde Catálogo …
Leer más
Resumen
Verde que te quiero verde
Nombre del artículo
Verde que te quiero verde
Descripción
Cuál es el significado de los tonos verdes para cada uno de nosotros, que representa el color verde y que secretos esconde.
Autor
Publisher Name
Cristina
Publisher Logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba